sábado, 21 de enero de 2012

PELOTA DE MANO. PELOTA A PALETA

Previo a la actividad en otros deportes, fueron la pelota vasca, la pelota a mano y la pelota a paleta las primeras actividades deportivas que se reconocen en la ciudad; desde la época de la Confederación Argentina, alrededor de 1853, se registran encuentros de pelota vasca; ya se ha apuntado la inauguración de la cancha “La Vizcaína”, en la zona de Puerto Viejo, en 1873 en un terreno propiedad de la Sra. Francisca U. de Muguruza, que contó con la participación de Chiquito” de Elbar. Más tarde esa cancha perteneció a los Onaindia y luego volvió a los Trachitte Muguruza.

Alrededor de 1880 ya existían en la ciudad los viejos “frontones”, siendo tal vez el más céntrico el que perteneciera a Plácido y José Echegaray, ubicada en calle Urquiza y 9 de Julio (ángulo sudoeste), que se llamó la “Cancha de Oriente” y que se inauguró por 1875 y años más tarde se trasladó a calle Peru N° 82. También había canchas “vizcaínas” o abiertas en la zona de Puerto Viejo, por ejemplo la Cancha de los Uranga (donde el vasco don Francisco Uranga, casado con doña Cándida Descarga, tenía su calera) y la cancha “del Globo” que tuvo varios dueños.

Para ubicarse mejor en ese tiempo, es digno rescatar un párrafo de “Recuerdos de mi Niñez.1877-1889” de Moisés Velasco, que rememora lo siguiente: “el juego de pelota se hacía por tantos, utilizando pelotas de aire o de goma maciza, usando ambas manos, derecha o izquierda solamente, o de revés. A las dos canchas que había en el centro, la de Juan Cortabarría y de Engracia Echegaray, sabíamos ir a jugar algún partido a 12 tantos (…), sabíamos ir también para ver partidos a guante, pala o cesta, a la cancha “del Globo”, donde sabían jugar Pepe Echegaray, José y Antonio Arce, Jenaro Benet, el negro Parreño, Miguel Laurencena y otros más. A las canchas “Vizcaya” y la de Aldasaro, que estaban en el puerto, raras veces íbamos”.

Las competencias eran  habituales y llegaron a desarrollarse varias jornadas inter departamentales, como las que se realizaban con jugadores de La Paz (E. R.). “Gran partida de pelota. Anteayer ha debido jugarse en La Paz un gran partido de pelotas entre dos “peloteadores” lapaceños y dos famosos jugadores que salieron de ésta el miércoles en el (vapor) “Luján”, uno criollo y el otro vasco. Con alguna frecuencia han venido a visitar a los jugadores del Paraná los de La Paz y casi siempre han regresado llevándose la palma del laurel y los reales de éstos. Ahora, después de largos ejercicios, bien adiestrados en el manejo de la pelota, en el sota mano, en el rebote, el revés y los tambores, los dos grandes jugadores del Paraná se han ido a hacer su partida a La Paz y tomar una revancha que ya la exige el honor de los jugadores paranaenses. Llevan un buen número de partidarios y aplaudidores y hasta copleros que canten su fama”. 

Durante esta época era el juego de pelota a mano muy popular y los campeonatos que se organizaban concitaban el interés de numerosos público. Un suelto de prensa dice lo siguiente: “¡Va pelota!!! El domingo será gran día para los afectos al juego de pelota. En la cancha de “Aurrera” se jugarán importantes partidos. Allá los vascuences” . (Aurrera: “aurrera gelditu zaretenok”: para adelante los que habéis quedado)

Para el jueves 23 de mayo de 1895 se organizó en la “Cancha Abierta del Pueblo – Plaza Euskara” (Cancha de los Uranga) una competencia dedicada a la juventud de la capital, cuya recaudación sería destinada a la compra de vestuarios para la Guardia Nacional. La entrada se fijó en 1 peso y “arriba” (desde la barranca) en 50 centavos. La Comisión Directiva encargada de esta organización estaba integrada, entre otros, por: Fermín Uzín de calle Concordia Nº 92, Miguel Micheltorena de calle Industria Nº 16, Francisco Uranga (h) de calle San Martín Nº 128 y Pedro Giovanelli de calle Buenos Aires Nº 71.

El amplio programa a comenzar a las 2 de la tarde era el siguiente:
1º.- Partido a mano con pelotas finas a 40 tantos: Equipo de los “Azules” integrado por Miguel Izaguirre, Lucio Uranga y Claudio Onaindia y el equipo de los “Colorados” por José Urruzuno, Juan Izaguirre y Cándido Uranga.
2º.- Quiniela: a mano entre los siguientes aficionados: Juan Izaguirre, José Urruzuno, Lucio Uranga, Claudio Onaindia, Miguel Izaguirre, Miguel Micheltorena, Cándido Uranga y Pedro Giovanelli.
3º.- Partido a guantes a 40 tantos, con 6 pelotas, traer y traer: “Azules”: Dr. Miguel Laurencena y Miguel Izaguirre. “Colorados”: Juan Izaguirre y Plácido Echegaray.
4º.- Partido a cestas a 40 tantos: “Azules”: José Susini y José Urruzuno. “Colorados”: José R. Montini y Juan Izaguirre. La empresa del tranvía al puerto (tracción a sangre) se adhirió a la iniciativa donando el 50 % de los pasajes en el día de esta fiesta.

Aquella competencia en la Cancha de los Uranga fue exitosa ya que produjo en la boletería 451 pesos, lo que indica que asistieron más de 500 aficionados. El producido de la donación del “Tranway Paraná” fue de 60, 80 pesos, lo que arrojó un total de 511,80 pesos para la adquisición de uniformes para la Guardia Nacional.

Los organizadores hicieron público su agradecimiento al Comandante Bravo por facilitar la Banda del Regimiento 12 de Infantería, al señor Chamoussy, por facilitar la Banda de la Policía provincial, a los que hicieron de boleteros e inspectores y a la concurrencia en general.

Respecto a los partidos jugados aquel día, en el primero a mano limpia y a 40 tantos, José Urruzuno, Juan Izaguirre y Cándido Uranga ganaron el saque lo que les permitió obtener los primeros dos tantos, notándose el favoritismo del público hacia ellos, pero los azules Miguel Izaguirre, Lucio Uranga y Claudio Onaindia demostraron una variedad de recursos que hizo suponer que extremarían sus esfuerzos en pos del triunfo. La lucha se hizo empeñosa, “todos querían hacer el juego, de adelante por ser el más lucido; a una cortada le sucedió una rasante, dos paredes, una baja o una dejada sobre el tambor que ultimaba el tanto y arrancaba el merecido aplauso. Al llegar al tanto 32, se alargó el partido a 50; el entusiasmo crecía, los azules parecía que tenían más aliento y consiguieron la victoria dejando a sus rivales en 44  tantos”.  En la Quiniela, que fue deslucida, triunfó fácilmente Claudio Onaindia.

El partido a guante fue el que más concitó la atención del numeroso público, ya que la fuerza y destreza de los azules Dr. Laurencena y M. Izaguirre y de los colorados P. Echegaray y J. Izaguirre estaban equilibradas. En los azules Laurencena fue al saque y M. Izaguirre al resto. Los colorados le dirigían el juego a éste, quien tenía que multiplicarse porque las pelotas le llegaban “vivas” y no le daban reposo. Aun no había devuelto con bolea una pelota larga de Echegaray, cuando debía responder a dos paredes de J. Izaguirre. Al disputar el 5º tanto M. Izaguirre se notó algo cansado y hubo una levantada de los “colorados” que se pusieron 14 a 11, con el aplauso del público que los hizo su favorito.

Luego se notó la recuperación de M. Izaguirre, quién devolvió una rasante de su hermano que le valió el tanto. Al entrar Laurencena al saque hizo uno tan diestro que Echegaray no pudo contestar.

“Los azules habían reaccionado, a los dos se les veía luchar con entusiasmo y lucir un juego superior; por su parte los colorados no cedían, las pelotas se prolongaban, el público no cesaba de aplaudir y con el mayor entusiasmo llegaron a igualar a 39. Aquí pedían unos que se alargara, otros que no, se oían voces, risas que dan carácter típico a esta clase de espectáculos y por fin se resolvió que se ultimara. Hizo el saque el Dr. Laurencena, Echegaray esperó para restar la pelota al bote, pero éste fue falso y no lo pudo conseguir. Los colorados habían sido derrotados, pero tan honrosamente que los aplausos correspondían por igual a los cuatro jugadores”.

Veinte años más tarde aparece el Club Pelotaris de Paraná, cuya comisión directiva adquirió un terreno en calle Rivadavia, a media cuadra del Parque Urquiza, para construir allí dos bonitas canchas de pelota a todo confort.

El 30 de enero de 1916 visitó la ciudad de Paraná el profesional de share Baltazar Astigarraga, quién enfrentó en la Cancha Vizcaína al oficial de pala local Enrique Alonso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada